Compañía: Nintendo / Género: Aventura / 1 Jugador / WiFi: 2 – 4 Jugadores

Aunque las entregas para las consolas caseras de Nintendo han hecho historia en la industria de los videojuegos, desde la salida de “The Legend of Zelda: Link’s Awakening” para el GameBoy, la versiones portátiles de esta franquicia han demostrado ser igual o más memorables que sus hermanas mayores y “The Phantom Hourglass” no sólo no es la excepción, sino que los altísimos valores de producción de este juego marcan un ‘antes’ y un ‘después’ en la forma en como se desarrollan títulos para el Nintendo DS. Haciendo un uso práctico, ingenioso, entretenido e intuitivo de todas las capacidades técnicas de esta consola portátil, el juego no sólo se queda en una mera forma de entretenerte un rato con el stylus, sino que a nivel de gráficos, audio y programación en general, la forma en como se va desarrollando esta aventura te tendrá preguntándote una y otra vez como le hicieron sus para meterlo todo en una misma tarjeta.

The Legend of Zelda: Phantom Hourglass

La historia de “Phantom Hourglass” comienza poco tiempo después de los hechos relatados en “The Legend of Zelda: The Wind Waker”, donde Link y Tetra navegan los mares de su mundo en busca de nuevas tierras. Durante uno de sus viajes, esta banda piratas pacíficos escucha el rumor de un barco fantasma en el que ha desaparecido mucha gente, y que justamente se ha puesto frente a ellos. Buscando revelar el misterio, Tetra aborda el barco sólo para ser atacada y justo cuando Link intenta rescatarla, la tétrica nave desaparece y nuestro héroe queda a la deriva, sólo para despertar es una isla donde conoce a un hada y con la guía de un viejo comienza su aventura por regresar con sus compañeros y encontrar el barco en el que se encuentra secuestrada su querida princesa.

Link conocera al "Jack Sparrow" de su mundo

El modo de juego de este título hace uso de los botones L, R, Select, el micrófono y el stylus para todas las acciones que pueden hacerse durante la aventura y que son tan variadas, que parecen increíbles. Con el stylus no sólo mueves a Link, sino que con éste usas la espada, diriges el boomerang, apuntas las flechas y activas el resto de las herramientas clásicas de la serie, sino que también lo usas para señalar, hablar, seleccionar opciones y escribir; si, escribir. Uno de los puntos más atractivos del juego es que puedes apuntar sobre todos los mapas que hay disponibles, haciendo más fácil explorar cada calabozo al poder anotar claves, señalar trampas, dibujar emblemas e incluso, trazar la ruta que debe seguir tu barco cuando sales al mar. Aparte, usando el stylus apuntas el cañón del barco, mueves la caña para pescar y entras al mentado mini-juego del brazo mecánico con el cuál sacas tesoros del fondeo del mar.

Modo de Juego

Por otro lado, el micrófono no sólo sirve para que soples y así apagues antorchas o actives molinos de viento, sino también para gritar a los personajes que no te escuchen e incluso, para asustar enemigos que le tienen miedo a los ruidos fuertes. Finalmente, en lo que podría ser uno de las bromas más graciosas del juego, hay una escena donde aparece uno de tus mapas reproducido –de cabeza- en una piedra y la pista te dice que para copiar el emblema de la piedra en tu mapa debes colocarlo sobre ésta. Minutos después de darle todo tipo de vueltas al asunto, cerré el DS sólo para escuchar la clásica tonada de ‘secreto revelado y descubrir que la única forma de pegar tu mapa (pantalla superior) y el de la piedra (inferior, de cabeza), ¡era cerrando la consola! Ese detalle vaya que me hizo reír por lo ingenioso y al mismo tiempo ingenuo de su solución.

Claro, el juego no va limpio, y la forma en como los programadores forzaron al DS para reproducir las gráficas que caracterizaron al juego del GameCube en la consolita luego tienen sus alentamientos, pero eso es lo de menos. La dirección de arte, y de hecho la propuesta de historia, misiones extras, mini-juegos, música, personajes y presentación no sólo superan impresionantemente a “The Legend of Zelda: The Wind Waker”, sino que fácilmente ponen a este título como una de las cinco mejores entregas de la serie… lástima que sea tan corto y para los veteranos de Zelda resulte tan sencillo de resolver.

Ahora, para sumar a todo lo anterior, el juego se atreve a tener, además, modos en línea para intercambiar tesoros y piezas de barco (el cuál puedes personalizar, por cierto) y también, de pelea para retarte con otras personas en jueguitos al estilo de ‘Four Sword Adventures’. Sin lugar a dudas, “: The Legend of Zelda: Phantom Hourglass” no solo es uno de los juegos más completos y memorables de la serie, sino también el mejor título de aventura que se ha hecho hasta ahora para el Nintendo DS.

Lo Bueno: Gráficas impactantes. Ingeniosa aplicación de todas las capacidades del DS.
Lo Malo: Muy corto y aún más fácil
Calificación: 5 Staryus (9.5)

José M. Saucedo